El dolor puede aparecer de forma brusca en medio de la noche y no es necesario que seas el rey Fernando VII para padecer gota. La gota es una artritis aguda recurrente de las articulaciones causada por una alteración del metabolismo del ácido úrico producido en el organismo y como resultado una deposición en las articulaciones y tendones de cristales de ácido úrico monosódico.

La gota puede convertirse en una enfermedad crónica y deformatoria. La mayoría de los pacientes de gota son hombres.

Varias anormalidades internas del metabolismo del ácido úrico, tanto genéticas como adquiridas, pueden ser las responsables del problema. El ataque suele aparecer sin previo aviso, pero también puede precipitarlo un trauma menor (como, por ejemplo, unos zapatos demasiado pequeños), excesos en la comida o la bebida, fatiga, infecciones o tratamientos diuréticos. El primer ataque puede aparecer de forma brusca, por la noche. El dolor cada vez es más intenso y con frecuencia se describe como “insoportable”. La articulación afectada se hincha, enrojece, e inflama y es muy sensible al tacto. La piel es tersa, está caliente y es muy brillante, de color rojizo.

Los ataques agudos se caracterizan por un dolor articular intenso, que se local iza con frecuencia en el dedo gordo del pie, aunque a veces puede situar- se en el tobillo, la rodilla, la cadera, el hombro, la muñeca, o el codo. Los primeros ataques pueden afectar a una sola articulación, pero ataques posteriores pueden afectar a varias articulaciones simultáneamente. Las reacciones sistémicas incluyen fiebre, taquicardia, frío repentino y malestar general. Los primeros ataques duran sólo unos días, pero los ataques posteriores sin tratamiento pueden durar varias semanas.

El ácido úrico es un producto secundario de determinados alimentos, ricos en purinas.

• Mantén la articulación afectada elevada y descansa.

• Toma un medicamento antiinflamatorio que te pueden suministrar sin receta médica, como el ibuprofeno y sigue las indicaciones del frasco. La aspirina puede ser perjudicial e inhibir la excreción del ácido úrico.

• Aplica hielo sobre la zona durante 10 minutos.

• Toma mucho líquido para combatir las deshidratación y eliminar el ácido úrico del organismo

• Debes alcalinizar la orina con bicarbonato sódico.

• No tomes carne cruda, pues contiene elevadas cantidades de ácido úrico.

• No tomes productos ricos en purina, como anchoas, espárragos, arenques, carne, salsas hechas con jugo de carne cocida, champiñones, mejillones, carne de cualquier órgano, sardinas y mollejas.

• Cuanto más cerca estés de una dieta vegetariana, menos te molestará la gota.

• El alcohol aumenta la producción de ácido úrico y debes suprimirlo por completo de tu dieta.

• Debes seguir un programa de reducción de peso bajo supervisión médica, pero debes evitar pérdidas de peso rápidas, pues podrían suponer un aumento del ácido úrico que provocaría un nuevo ataque.

• Aumenta la dosis de cerezas y zumo de cereza, pues se ha demostrado que neutralizan el ácido úrico.

• Sumerge la articulación afectada en té caliente de consuelda.

 

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad