La algarroba, un alimento con sabor muy similar al chocolate y que tiene propiedades beneficiosas para la salud.
Las algarrobas frescas son laxantes. Su harina, en cambio, es antidiarreica y posee la especial propiedad de adsorber las toxinas del conducto digestivo.
Excelentes resultados ofrece en las diarreas infantiles y es uno de los tratamientos más empleados en las gastroenteritis de los lactantes.

Por su riqueza en fibras, pectina y lignina, tiene un particular efecto en la flora intestinal, disminuyendo bacterias e incrementando la flora de lactobacilos.

Por su parte la pectina, ampliamente conocida como espesante, tiene otras propiedades: además de laxante es coagulante, bactericida, preventiva del cáncer, reduce el colesterol, ayuda a la formación de las membranas celulares, elimina metales pesados y sustancias radioactivas del organismo, y protege la mucosa intestinal.

Recientes estudios demuestran la gran efectividad de la harina de algarroba contra úlceras, diarreas infantiles e infecciones intestinales.

Otro componente importante de la algarroba es el tanino, antes considerado producto tóxico y hoy revalorizado dentro del grupo de los polifenoles, con virtudes antioxidantes y protectoras: evitan la formación de cancerígenas nitrosaminas, refuerzan los capilares, son antiinflamatorios, antirreumáticos y benéficos para el corazón y los riñones.
La algarroba ejerce una acción favorable contra las inflamaciones de las mucosas, reduciendo la irritación, tanto en vías respiratorias como digestivas.

También puede llegar a ayudarte a perder peso, ya que contiene fibras, sus azúcares naturales no son perjudiciales y es un gran sustituto del chocolate.

La harina de algarroba resulta un verdadero placer utilizarlo en la preparación de distintos postres. Es una buena alternativa al cacao ya que es muchísimo más bajo en grasas (sólo el 3%) frente a un 40% del cacao.Es dulce gracias a su alto contenido en sacarosa y, también, por la participación de otras sustancias como, por ejemplo, la maltosa y el almidón. Este último está presente en mínimas cantidades.

La harina de algarroba es soluble en líquidos, por lo cual puede mezclarse rápidamente, sin necesitar ulterior cocción.
Puedes chocolatear desde leche, leche de avellanas, de almendras, de soja o yogures esta muy bueno y es sano.

Poseen una cantidad muy alta de minerales.
Se destacan:

  • Calcio, en cantidades similares a las del queso, seis veces más que el cacao
  • Hierro, que en el algarrobo blanco son similares al hierro del hígado.
  • Fósforo, magnesio, zinc, silicio
  • Potasio y bajo contenido de sodio, 7 veces menos que el cacao

Se encuentran vitaminas A, B1, B2 y D.

No posee gluten por lo cual es apto para celíacos y también es apta para diabeticos.

Las grasas aparecen en pequeñas cantidades, son de excelente calidad. Su porcentaje es menor en proporción a la harina integral de trigo. Los análisis muestran en su composición la presencia de ácidos grasos indispensables que el organismo no puede fabricar, como el linoleico y el oleico.

CONTRA INDICACIONES
Hasta el momento, no se ha observado ninguna contraindicación o efecto adverso de la harina de algarroba. No obstante, es conveniente que las personas que estén realizando algún tipo de tratamiento médico consulten con su especialista antes de incorporarla en las elaboraciones de repostería.

SI QUIERES APRENDER A UTILIZAR LOS ALIMENTOS Y VITAMINAS DE FORMA SALUDABLE AHORA TIENES LA OPORTUNIDAD CON EL CURSO DE NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR ONLINE.

 

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad